sábado , 14 diciembre 2019
El cerebro y la música

El cerebro y la música

El oído distingue muy bien la frecuencia fundamental de un sonido. La sucesión de oscilaciones de diferente frecuencia produce la sensación agradable típica de la melodía musical, siempre que
la razón entre frecuencia sucesivas cumpla unas reglas matemáticas, estudiadas por la teoría de la armonía. Además, el oído es capaz de distinguir el timbre de cada instrumento. ¿Cómo la
evolución ha ido cincelando nuestro cerebro para poder disfrutar de la música? ¿Qué relaciones guardan matemáticas y música? La naturaleza nos es dada, pero la obra artística requiere la
contribución creativa del autor, lo que nos lleva a preguntarnos si las matemáticas se inventan o se descubren.